Charla "experiencia personal"

El 24 de Enero del 2011. Fué el primer contacto de la Fundación con los intern@s de los módulos de respeto del C.P. de Zuera.
Elena Aurensanz; impartió una charla sobre su "experiencia personal", en el Salón de Actos del Centro Socio Cultural "Padre Ángel Tello"
La acogida por parte del personal y los intern@s, fué reflejada por Belén Calvo, que junto con Isabel y Rosi acompañaron a Elena.
 
Lo relato en primera persona, pero con los ojos de todas.
 
Mirando por la ventanilla del coche, iba contemplando el día tan maravilloso que hacía, iba tranquila, feliz, agradecida, me sentía "una" con mis compañeras.
 
Ahí estaba ella, con los brazos energéticos abiertos, gracias Carolina, sentí tu entrega.
 
Ya en la sala, qué emoción y qué respeto se respiraba.
 
Hay experiencias que con palabras no se pueden definir, se quedan cortas, pero la experiencia con los módulos de respeto del C.P. de Zuera, fue única y se puede definir con una palabra, con la que nos quedamos, RESPETO, porque eso es lo que nos entregasteis con vuestra presencia: respeto.
 
El respeto era mutuo, de ellos/as a nosotras y de nosotras con ellos/as.
 
Al principio como todo en la vida, estábamos expectantes, igual que ellos/as, supogo que diríais... A ver que nos cuentan estas mujeres...!!!, y nos contasteis mucho más vosotros/as.
 
La sala estaba conectada totalmente, me dí cuenta de lo bien que estaba situado todo, todo estaba en armonía y en perfecto equilibrio.
 
A través de las palabras, los corazones se abrieron, porque hablastéis desde el corazón, tanto los que hablastéis como los que simplemente escuchábais. Además, todo ello en un ambiente de respeto pero distendido, dar demasiada solemnidad a las cosas, hace que los mensajes no lleguen.
 
La energía fuía, la energía llegaba cuando Natalia hablaba del perdón, la energía se manifestaba, cuando Jordi hablaba de sus clases de Yoga, la energía se transformaba en amor cuando hablabas de la pérdida de tu madre y como conectas con ella; cuando tu hablabas de tu abuela, cuando Elena hablaba de su hijo, cuando nombré a mi padre y a mi hermano, cuando Isabel habló del perdón a uno mismo.
 
Todos juntos, todos sintiendo la experiencia del otro, en un único corazón.
 
Y qué me dices, Javier, cuando te levantaste y le diste el clavel blanco a Elena con todo tu amor.
 
Y al que dudaba de la existencia de algo más, le digo, estás en tu derecho divino de opinar así, es tu libre albedrío, pero estabas y compartiste, por ese detalle, gracias, porque eso también es amor.
 
Esto es una parte muy pequeña de lo que sintieron nuestros corazones con vuestra presencia. Estáis llenos de energía, de amor, de comprensión, de ilusión, y sobre todo os invitamos a que os convirtáis en magos y transformar vuestra experiencia, en un acto de amor para otros que vienen detrás y que os necesitan.
 
Para terminar, copio textualmente unas palabras de un libro de un maravilloso escritor, psiquiatra transpersonal y persona que es Wayne Dyer y que dice:
 
Buenos días, soy Dios, hoy voy a encargarme de todos tus problemas, y como no necesito tu ayuda, que pases buen día.
 
Sacar vuestra Fuerza Interior.
Conectaros a la energía de la vida.
Y haceros el mejor regalo que es saber (como dijo Alvin Toffer) "que los analfabetos del futuro no son los que no pueden leer o escribir, sino los que no pueden APRENDER, DESAPRENDER Y REAPRENDER.
 
GRACIAS por vuestra acogida.